-ENTRADA AL DESIERTO OCEÁNICO, EVOCACIÓN AL OASIS: LA ‘CASA ROJA’

CENA_ENRIQUELASSO1

Rafael Lasso Cabrera, presidente de Marina Rubicón, junto con Enrique Curt

 

 

Marina Rubicón (Lanzarote), 11 de enero 2014.- Cuando penetras en el desierto, es cuando más recuerdas los placeres del oasis. La flota del Gran Prix del Atlántico ya está entrando de lleno en el gran desierto. El oceánico. Allí donde estás en medio de la nada y alejado de todo. Solo compartes la existencia contigo mismo y tus compañeros de viaje, con  el firmamento y, en este caso de cruceristas del océano, el mar y sus seres voladores.

Es entonces cuando se recuerda con más nostalgia la permanencia en el último oasis. En este caso los tripulantes del Gran Prix evocan como hace tan solo una semana compartieron juntos la cena de hermanamiento y despedida, en la víspera de la salida de la regata.

Fue en el restaurante la Casa Roja, donde todas las tripulaciones, organización, patrocinadores convivieron durante unas horas compartiendo espléndidos platos de gastronomía  canaria ejecutados en la cocina de este excelente restaurante lanzaroteño, a pie de muelle de la Marina Rubicón.

CENA_SIGALUCAS

María Lucas, de la firma ‘Amarras’, con Siga Curt. director de la regata Gran Prix del Atlántico

CENA_KAIROS

Tripulación del ‘Kairos’, junto con unos amigos

CENA_GRUPMARMENOR

El grupo de navegantes del Mar Menor, el solitario Francisco Vaño,del ‘Colomba IV’, junto con Pedro Solano y Víctor Castejón del catamarán ‘Yavila’

CENA_BUCCANEER

La tripulación de ‘Buccaneer’

CENA_SKIPPER

La tripulación de The Best Skipper

CENA_THOR

El solitario David Ruiz, del ‘Thor Cinco’, junto sus hijos y Karin Rasmunssen, directora de Marina Rubicón