-PARTE DE LA FLOTA DEL GRAN PRIX TOMA RUMBO CANARIAS

The Best Skipper, partiendo de Vilanova

Organización Gran Prix del Atlántico, 4 de diciembre,  2018.- Este fin de semana parte de la flota del Gran Prix del Atlántico ha iniciado su travesía desde la península rumbo Marina Rubicón (Lanzarote), para tomar la salida el próximo 10 de enero con destino la Marina du Marin en Martinica.

Ayer domingo el ketch Sinead de Jesús Pérez y Jaime Cortés salió de Tarragona,  destino Almerinar, para cubrir el primer tramo de aproximación hacia Canarias. A medio día cruzaron el golfo de Sant Jordi, con vientos de fuerte mistral de 30 a 35 nudos, siguiendo el socaire de la costa para avanzar hacia el sur.  Según nos comentaron desde el Sinead, a pesar de la marejada, se navegaba cómodamente, al resguardo de la costa..

También desde la costa murciana, a primeras horas partió el Colomba V, de Paco Vaño. Salía de San Pedro Pinatar para costear el litoral de Cartagena  y recalar en Aguilas o Garruchas. Vaño trasmitió que tenían una navegación muy tranquila, con poco viento y que tras recalar para pasar la noche en uno de estos puertos, pondrían  rumbo hacia el estrecho de Gibraltar y hacer escala en Alcaidesa.

A  medio día salía de Vilanova The Best Skipper, con un parte parecido al que tenía el Sinead, con vientos de tramontana en el cuadrante del Nordeste peninsular, que en la zona de Tarragona y el Ebro, podía rolar hacia mistral.

‘Vagabundo’ navegando, con Sierra Nevada al fondo

Hacia las 14 horas salía de Aguadulce (Almeria) el Vagabundo de Juan Antonio Marti. Informó que iría ganando poniente para acercarse al estrecho, realizando escalas intermitentes en Almerimar,  Marina del Este y Alcaidesa, antes de pasar al Atlántico.

En pleno Atlántico se encuentra, atracado en Marina Rubicón desde hace semanas el Limblus de Antonio Butueira, así como su tripulación. Al tener conocimiento que parte de la flota se acercaba a Canarias, comunicó sus saludos, señalando que los esperaba para celebrar su llegada a Lanzarote. Como  también lo hizo Jose Maria Albiñana, propietario del One Bar,  punto de encuentro de todos los navegantes atlánticos que pasan por Lanzarote, que brindó por todos ellos y les ofreció su cordial hospitalidad y renovada amistad a todos los ‘granprixistas’.