-MARC VILA, EL GRAN PRIX COMO ENTRENAMIENTO PARA UNA VUELTA AL MUNDO

1394782_241459766003488_1605729948_n

27 octubre 2013.- Marc Vila, uno de los regatistas que van a cubrir el Atlántico en la próxima edición del Gran Prix del Atlántico,  se encuentra desde hace semanas en Lorient, la Bretaña francesa, preparando la electrónica de un velero Open 40. El joven navegante, con amplia experiencia, – ha corrido en 7 mundiales-, uno de sus retos es realizar una Vendeé Globe y también navegar la GOR, próxima vuelta al mundo en un open 40. Para ello se ha inscrito en el Gran Prix del Atlántico, ya que considera que esta regata es el mejor campo de pruebas para una próxima vuelta al mundo. El solitario ha navegado en el circuito Open 40, y es muy conocido en aguas francesas e italianas.

En esta ocasión, Marc Vila cubrirá el Gran Prix a bordo de un pogo 6.5, un mini, por lo que convertirá en el participante que navegará con el barco más pequeño en esta edición de la regata trasatlántica.

‘El Gran Prix del Atlántico es una excelente oportunidad en un buen programa de entrenamiento’. Para el navegante solitario, poder participar en el Gran Prix es una  ventaja que quiere aprovechar. ‘Esta travesía atlántica es el mejor entrenamiento para la preparación física y psíquica de un navegante que quiera afrontar un reto como una regata vuelta al mundo en solitario’.

Ahora Marc, en Lorient  está trabajando en el montaje de la electrónica de un IMOCA Open 40 y aprovecha este tiempo para entrenar en estas aguas bretonas. Se encuentra a pocos kilómetros de distancia de los ‘solitarios’, que están a la espera de salir en la minitransat 2013. A distancia, pero intensamente, está viviendo la larga espera de los regatistas retenidos en Douarnenez a causa de esta ‘ciclogénesis’ (proceso meteorológico que crea un nuevo sistema de baja presión o ciclón, o que intensifica uno ya existente) que está aplazando, desesperando  y poniendo a prueba los nervios a los regatistas de la minitransat 2013, con ganas de salir de Douarnenez y poner proa a Lanzarote, para después dirigirse rumbo a Pointe-a-Pipre.

‘Todo lo que pasa en el mundo de la navegación oceánica me interesa y afecta. Todos los aficionados ahora estamos ahora mirando a Douarnenez , para que puedan salir y tengan una buena navegación’.