-FALTAN 15 DÍAS PARA LA PARTIDA DEL GRAN PRIX DEL ATLÁNTICO 2014

logoCOCabeceraGrandeDos veleros históricos navegan en la flota, el maxi La Poste de Erik Taberly y el Buccaneer, ganador de la Sydney-Hobart de 1970

  • Los solitarios y su seguimiento, será una atracción para muchos navegantes y aficionados

Faltan solo 15 días, el próximo 4 de enero, para la salida del Gran Prix del Atlántico 2014 desde Marina Rubicón (Lanzarote) con destino Colombia concretamente  a los puertos de Santa Marta, donde estará la llegada de la regata, la Marina Puerto Velero, escala intermedia y Cartagena de Indias, final del rally oceánico.

La octava edición de esta regata trasatlántica, totalmente volcada y pensada para el armador amateur que quiere disfrutar de una navegación oceánica, y abierta a todo tipo de embarcaciones y navegantes, tiene en esta edición, como gran novedad, entrar en el Caribe colombiano. Los participantes cruzarán el Atlántico llevados por los vientos alisios, desde la isla de Lanzarote, puerta natural de este viento tropical, para recalar, treinta días después, en la exuberante y virgen costa colombiana.

Desde enormes embarcaciones tipo ‘maxi’, como el La Poste, un 85 pies (26 metros de eslora) con el que navegó Erik Taberly la Whitbread 93-94, a los ‘minis’ 6.5, como el SBP de Marc Vila, la flota del Gran Prix es una variada representación de todas las formas de navegar y de todo tipo de navegantes. En este sentido cabe destacar la participación de empedernidos ‘solitarios’, como la de un habitual en esta regata, el almeriense Juan Antonio Martín, que con su velero Vagabundo cubrirá su doceava  navegación en solitario por el Atlántico, cinco de las cuales las ha realizado con el Gran Prix, o David Ruiz, que a bordo del Thor Cinco, repite Gran Prix, esta vez navegando solo, o la de Francisco Vaño, que a bordo del Colomba IV realizará su primera travesía atlántica.

Los veleros con tripulación completa

Cubren el Gran Prix del Atlántico con tripulación convencional embarcaciones que ya se conocen el Atlántico como la palma de la mano, Entre ellos el The Best Skipper, de Enrique Curt, inspirador de esta regata y entusiasta ‘trasatlántista’, el Acrobat del mallorquín Amadó Magraner, otro habitual, el Lola III de Rafael Lasso, el BYB del malagueño Eloy Barroso, el Kairos del barcelonés Agustín Gutiérrez, que realiza su primera travesía atlántico o el mítico Buccanner, de Gerardo Sigler, un sloop de 22 metros de eslora, pensado para ganar la regata Sydney-Hobart, y que la ganó en 1970, y que desde hace unos años se encuentra en el Mediterráneo y sus armadores quieren que este barco, que ha hecho historia en todas las regatas históricas que se han desarrollado en el Pacífico, entre con todos los honores en el Atlántico.

No podemos olvidarnos de los catamaranes, que siempre ha sido un tipo de navegación muy solicitada para hacer el alisio, destacando el Yávila, un Lagoon 500 del armador Pedro José Solano, o el Marina Puerto Velero, SunReef 62 de Javier Júlvez.

El Gran Prix del Atlántico, a parte de una regata, es una fiesta de armadores, navegantes y regatistas. Y la organización tiene pensado una serie de eventos, tanto en el puerto de salida de Marina Rubicón, donde el próximo día 2 de enero, dos días previos a la regata, se celebrará ‘La Fiesta de los 100 Atlánticos’ en el local nominado como mejor bar náutico internacional del año, One Bar, así como los programados en los puertos de llegada colombianos.