-DÉCIMA JORNADA: DIEZ DÍAS DE AVENTURA ATLÁNTICA

segui_140114

 

Marina Rubicón (Lanzarote), 14 de enero 2014.- Unos inhabituales vientos de componente sur están soplando en la zona del Atlántico donde  está navegando la flota del Gran Prix. No es normal este tipo de componente en un área dominada por los alisios del NE y donde ocasionalmente, de vez en cuando, sopla también un viento de Norte. Pero el viento de Sur, aquí, se presenta solo cuando se suelta un chubasco, y dura, normalmente, cuestión de pocas horas. Estadísticamente corren poco los vientos del tercer cuadrante. Y menos  de forma insistentemente. Pero así es el mar, que no responde a raciocinios humanos, sino que va a su libre albedrío. Esta libertad del mar hace que la flota esté remontando Norte.

La aventura atlántica del Gran Prix continua en su décima jornada. Diez días de aventura atlántica. Las tripulaciones que cruzan el atlántico saben de los caprichos del océano y saben afrontarse a él. Thor Cinco de David Ruiz y el catamarán Yavila de Pedro Solano, están remontando Norte, obligados por el viento de Sur que tienen en la zona donde navegan. The Best Skipper, de Enrique Curt, con un duro viento de SW que reciben de la amura de babor mantiene un rumbo W y se encuentra a 2.170 millas náuticas de marina Santa Marta (Colombia).

Buccaneer, de Gerardo Sigler, debido los vientos imperantes le obligan, en su vuelta, poner, un rumbo NE, apuntando a las Canarias, aunque su intención es llegar a Islas Cabo Verde y reparar allí la avería en la bocina. Esta noche se ha cruzado con el ColombaIV,  de Francisco Vaño, que se encontraba a unas 20 millas al sur, avanzando en dirección opuesta y a buen ritmo en estas latitudes atlánticas, con viento de SE.

Ganando océano se encuentra el Kairos, de Agustín Gutiérrez, único velero de la flota que recibe vientos del Este. Se encuentra en la misma latitud [21º18’N] del Colomba IV, a unas 240 millas de su popa.

La espera del material de repuesto de la jarcia del Vagabundo en el varadero de Marina Rubicón, continúa. Como dicen los ingleses, y el propio Juan Antonio Martín tiene asumido, ‘Keep Calm’. Este aforismo es la mejor receta de todo navegante.